Barchusen, Elementa chemicae, Leiden 1718  [1/6]

El emblema de la piedra filosofal (el lapis) sobre la luna creciente. Hay que someter dos veces el oro ordinario (el león) al proceso de purificación por el antimonio 8el lobo), para librarlo de sus impurezas. el dragón es el mercurio filosofal (Hermes / Mercurio)
El caos
Los cuatro elementos
Los dos ciervos representan el pneuma y el alma que se unen en el mercurio filosofal
Los seis planetas encarnan los metales emparentados con Mercurio, aquí en forma de pájaro.

El cofre cerrado significa que el camino al mercurio está oculto.

Los círculos interiores representan los cuatro elementos de los que se compone la sustancia básica de los siete metales (estrellas fijas)
El azufre (sol) y el mercurio (luna) son los principios masculino y femenino.
El contacto de la luna y el sol confiere al mercurio la propiedad de fecundar la tierra.
Azufre y merdurio se desprenden de la materia que los contiene, gracias a la acción del fuego.
Purificación del mercurio filosofal por sublimación.
El mercurio filosofal combinado con el azufre, para dar lugar a un fluido homogéneo.