VOLVER

A S C L E P I O

DE HERMES TRIMEGISTO: LIBRO SAGRADO DEDICADO A ASCLEPIO

(Traducción latina del Discurso Perfecto)

El texto griego original existía a principios del s.IV, como lo prueba la inserción en los Papiros mágicos (PGM III 551) de la plegaria final (Asclepio 41), así como las citas de LACTANCIO en Diuinae Institutiones. Nuestra traducción latina ya fue utilizada por AGUSTÍN DE HIPONA, que cita parte de los parágrafos 23, 24 y 37 (en Civitas Dei, VIII 23). A partir del s.IX el Asclepio se atribuye, incorrecta pero comprensiblemente dadas las similitudes doctrinales, a APULEYO. En el s.XII, el resurgir de la cultura europea es paralelo al del interés por el hermetismo, y por el Asclepio en particular: es citado por TEODORICO DE CHARTRES, JUAN DE SALISBURY y ALBERTO MAGNO. Hasta el Renacimiento, en el que el Asclepio se convierte en una de las principales fuentes de la antigua y prestigiosa sabiduría pagana para FICINO, PICO, AGRIPPA, CAMPANELLA o BRUNO.

Amplía la imagen (78 K)

Todavía hoy puede constatarse la magnitud de esta influencia en el pavimento de la catedral de Siena: en él se ve a Hermes (Mercurius Trimegistus, contemporaneus Moysi) entregando un libro abierto a dos personajes que representan a oriente y occidente, en el que se lee: suscipite o licteras et leges Egiptii, mientras que su mano izquierda reposa sobre la parte superior de una tabla en la que hay escrito un fragmento del Asclepio (§8): Deus omnium creator / secundum deum fecit / visibilem et hunc / fecit primum et solum amavit proprium / fillium [qui appelatur / sanctum verbum] / quo oblectatus est / valde ([...] añadido cristiano).

También podemos encontrar fragmentos del Asclepio en los textos coptos de Nag Hammadi: el tratado 7 del códice VI reproduce la plegaria final del Asclepio (que también encontramos en los Papiros Mágicos, p.ej. en PGM III 592) mientras que el tratado 8 del mismo códice es la versión copta de los capítulos 21-29.

SINOPSIS

Prólogo (&1)

Primera parte (2-14). Tema: el puesto del hombre en el cosmos

Introducción (2)

1.- El cosmos (2-5)

1.1.- Unidad y totalidad

1.2.- Continuidad: jerarquía y comunicación entre los seres

2.- El hombre (6-14)

2.1.- El puesto del hombre en el cosmos (6-7)

2.1.1.- Papel intermediario

2.1.2.- Carácter divino (el nous)

2.2.- Naturaleza dual (7-10)

2.2.1.- Estructura

2.2.2.- Doble cometido del hombre: ordenar lo terrestre y atender al culto

2.3.- La vía de salvación (11-14)

2.3.1.- La piedad

2.3.2.- Inmortalidad o transmigración

2.3.3.- La Filosofía, saber de salvación

Segunda parte (14-29). Tema: naturaleza y género de dioses. El culto.

1.- Primeros principios del cosmos (14-18)

1.1.- Dios

1.2.- La materia (el problema del mal)

1.3.- El pneuma

1.4.- Los tres principios

1.5.- Lo material y lo inteligible (las ideas y el nous)

2.- Los géneros de dioses (19-24)

2.1.- Dioses inteligibles y sensibles (19)

2.2.- El Dios supremo: denominación, bisexualidad (20-21)

Excursus. El sexo, misterio divino (21)

2.3.- Los dioses terrenales (22-24)

2.3.1.- Carácter divino del hombre

2.3.2.- El hombre, artífice de dioses

3.- Profecía (24-27): muerte y regeneración del cosmos

4.- De la muerte y la inmortalidad: juicio de las almas (27-29)

Tercera parte (29-40). Tema: principios de la coherencia y el orden del cosmos

1.- Dios y la eternidad. El cosmos y el tiempo (29-32)

Excursus. La jerarquía del nous. Niveles de conocimiento (32)

2.- El cosmos: la permanencia y el cambio (33-36)

2.1.- Plenitud y compleción: inexistencia del vacío

2.2.- Cosmos inteligible y cosmos sensible

2.3.- Arquetipo, forma sensible e individuo

2.4.- Multiplicidad y cambio

3.- Dioses terrenales: fabricación y facultades (37-38)

4.- Destino, necesidad y orden (39-40)

Conclusión y plegaria final (41)