Filosofia. La evolución del hombre

 

No te pierdas. Consulta el Árbol Genealógico

 

 

Rudapithecus hungaricus, cuyos restos, un cráneo casi completo con su mandíbula, han sido identificados en el Instituto Geológico de Budapest, plantea una interesante perspectiva respecto a los antepasados de los grandes monos africanos. Si Anoiapithecus brevirostris, con sus 12 millones de años de antigüedad, es un claro antecesor de los grandes monos, Rudapithecus, de 10 m.a., es un antepasado sólo de la subfamilia de los grandes monos que excluye a los orangutanes pero nos incluye a nosotros. Por tanto el rudapithecus es clave para la tesis que defiende que los más antiguos miembros del linaje de los grandes monos aparecieron antes en Europa regresando más tarde a África.

Desgraciadamente en África hay un vacío de fósiles entre hace 14 m.a. y la aparición de los primeros homínidos hace entre 7 y 5 m.a. De modo que, en ausencia de fósiles africanos, el Rudapithecus hungaricus es la única evidencia de que los antepasados de los grandes monos se desarrollaron primero en Europa, en una suerte de hipótesis "Out of Europa" paralela al "Out of Africa" de la especie homo sapiens.

 


El cráneo fósil del Rudapithecus, un espécimen llamado Gabi, es interesante porque conserva rasgos semejantes a los de los gorilas como las partes inferiores del rostro.

 

La evolución, especie a especie