Filosofia. La evolución del hombre


 

No te pierdas. Consulta el Árbol Genealógico (31 Kb)Homo ergaster y Homo erectus

En cambio, el Homo ergaster, encontrado desde hace 1,8 m.a. en yacimientos del este y sur de África, alcanzó un grado de desarrollo cerebral y complejidad social y tecnológica que le hacía capaz de un comportamiento flexible y adaptable a nuevos recursos y circunstancias, a nuevos desafíos ecológicos. Su imagen era radicalmente diferente de la de los australopitecos. De elevada estatura, el aspecto de su cabeza se asemejaba mucho más al nuestro.  

Sin embargo, el tamaño absoluto del encéfalo no es una buena medida de la inteligencia, ya que su volumen depende del tamaño del cuerpo. El único método para comparar el encéfalo de especies de tamaños diferentes es la de calcular el peso encefálico que debería tener según su peso corporal (valor esperado) y comparar dicho peso con su peso encefálico real (valor encontrado). El índice entre valor esperado y el valor real se conoce como índice de encefalización. Si el índice es igual a 1, esa especie tiene el tamaño de encéfalo que le corresponde a su tamaño corporal. Si el valor es superior a 1 los encéfalos son mayores de lo esperado

 

Peso promedio del encéfalo

Índice de encefalización

Australopithecus afarensis

426 g

            

Australopithecus africanus

436 g

1,3

Paranthropus robustus

523 g

1,54

Paranthropus boisei

508 g

1,34

Homo habilis / Homo rudolfensis

619 g

1,67

Homo ergaster

805 g

1,72

 

Hace 1,6 m.a. estos homínidos entraron en una nueva era tecnológica al fabricar los primeros bifaces, unos instrumentos altamente estandarizados (Modo técnico 2: Achelense). Fueron también homínidos de este tipo quienes salieron por primera vez de África, y a partir de ese momento la evolución de nuestro grupo se desarrolla a todo lo largo del Viejo Mundo. Así, en Extremo Oriente y Java, a donde llegaron hace más de 1 m.a., quizás incluso más de 1,5 m.a., dieron lugar a una especie propia, Homo erectus.

 

 

Adelanta o atrasa en la evolución