Filosofia. La evolución del hombre


 

LOS PARÁNTROPOS No te pierdas. Consulta el Árbol Genealógico (31 Kb)

Hace unos dos millones y medio de años en el clima del planeta se acusa una tendencia, que venía de más atrás, hacia una menor humedad y más frío. En África este cambio climático se tradujo en una expansión de las sabanas y una reducción de los bosques. En ese preciso momento aparecen dos tipos de homínidos que se adaptan a los nuevos ambientes, cada vez más secos y abiertos, con menos árboles y más pasto.

 

 

  Unos son los parántropos, que desarrollaron un impresionante aparato masticador, con grandes muelas para procesar alimentos vegetales duros y abrasivos, que precisan ser preparados intensamente en la boca antes de ser digeridos. El tamaño de los músculos llegó a ser tan grande que provocó la aparición en los machos de una cresta sagital en la parte superior del cráneo. La primera especie de esta línea es esteafricana (Paranthropus aethiopicus) y vivió hace 2,5 m.a. Especies descendientes y con una especialización todavía más exagerada habitaron Sudáfrica (Paranthropus robustus) y el este de África (Paranthropus boisei) antes de extinguirse no hace mucho más de un millón de años. 

EL GÉNERO HOMO

El otro tipo de homínido que aparece con los parántropos en este momento de cambio climático, es el de los humanos, el género homo

 Con él se produce un aumento del cerebro y de la inteligencia, y se generaliza y perfecciona la talla de la piedra para la confección de instrumentos (Modo técnico I: Olduvayense). 

Las primeras herramientas de piedra, muy toscas, tienen 2,5 m.a. y proceden del territorio Afar en Etiopía. También en el país de los Afar se ha encontrado el más antiguo fósil del género Homo (fechado en 2,3 m.a.), consistente en un paladar que porta muelas pequeñas. Este resto no es lo suficientemente completo como para asignarlo a una especie concreta, pero parece relacionado con el Homo habilis, cuyos fósiles se encuentran con cierta abundancia en yacimientos de Tanzania y Kenia datados en torno a los 1,8 m.a. 

El Homo habilis muestra una modesta expansión cerebral respecto de los australopitecos, pero su esqueleto postcraneal (la forma de su cuerpo en definitiva) no parece haber cambiado: seguían siendo pequeños y con piernas cortas.  

La expansión cerebral del Homo sólo pudo ser posible a cambio de una variación de la dieta: el cerebro sólo puede crecer si se reduce proporcionalmente el tubo digestivo y éste sólo puede reducirse si hay un cambio de dieta aumentando la proporción de nutrientes de alta calidad (grasas y proteínas animales, p.ej.) que, además se traduce en una reducción del aparato masticador; dicho de otro modo: era necesario que nos hiciéramos carnívoros para poder ser inteligentes.

También es necesario un medio social protector y estimulante: el cada vez más lento desarrollo cerebral (en gran medida posterior al nacimiento), el cada vez más lento proceso de maduración de las crías requiere un entorno social más protector durante más tiempo, un aumento de la complejidad social que, a su vez estimula la inteligencia y es estimulada por ella.

 

Adelanta o atrasa en la evolución