Filosofia. La evolución del hombre

LA EVOLUCIÓN

LAS ESPECIES

MATERIALES

VOCABULARIO

BIBLIOGRAFIA

ENLACES

1.- La evolución y el origen del hombre

1.1.- Planteamiento general y perspectivas de estudio
1.2.- La herencia biológica del hombre: orden primates, superfamilia hominoides, familia homínidos, género homo.
1.3.- La sapientización: del homo antecessor al sapiens. 


2.- La singularidad del hombre

2.1.- Pautas de conducta en los animales y en el hombre
2.2.- El animal cultural
2.3.- El animal dotado de sinrazón

3.- La diversidad racial del homo sapiens

3.1.- El concepto de raza
3.2.- Raza y cultura. El prejuicio racista

Bibliografía


2.2.- El animal cultural

       Un modo de entender qué es un hombre: si lo alejáramos de su cultura, sería incapaz de reconstruir una sociedad de complejidad equivalente a la de los chimpancés (MORIN).

ARISTÓTELES: El hombre es un Zoon politikón (animal político / social / cultural) si no o es una bestia o un dios.

         La cultura es el modo humano de satisfacer sus necesidades biológicas (GINER).

         Dos clases de herencia:

         - Biológica / orgánica: ADN, animal.

           - Cultural: tansmisión de información mediante el aprendizaje, carácter acumulativo (ORTEGA Y GASSET, memoria social)

           a.- Las variaciones biológicas son azarosas (mutaciones genéticas), los cambios culturales responden a planes (invenciones)

         b.- El mecanismo de transmisión en la evolución biológica es rígido y lento, en la cultural es maleable y rápido.

         c.- El canal de transmisión en la evolución biológica es genético, mientras que en la evolución cultural es social.

  -- Adaptación por medio de la cultura: los hombres se adaptan no cambiando su constitución genética de acuerdo con las exigencias del ambiente sino cambiando el ambiente de acuerdo con las exigencias de sus genes (el fuego sería un buen ejemplo -- expansión en todos los medios). La adaptación por medio de la cultura ha prevalecido sobre la biológica. Sin embargo están relacionadas: la cultura sólo puede aparecer si existe base biológica adecuada. Al mismo tiempo, la cultura multiplica el poder adaptativo de la naturaleza biológica y es la fuente más importante de cambios ambientales que impulsan, a su vez, la evolución biológica del hombre (la civilización generará mutaciones: cabezones con extremidades cortas): aunque la evolución cultural predomine, la biológica continúa y tal vez se haya acelerado, debido a las condiciones creadas por la cultura.

Harris sustituye el concepto de selección natural por el de selección cultural.

  ¿Qué caracteriza la cultura como modo de vida específico de los sapiens?: la cultura es el repertorio de tradiciones socialmente adquiridas mediante el cual el grupo humano se adapta al medio natural y social en que vive. Este repertorio comprende las pautas de pensar, sentir y comportarse, pero también los utensilios, las tecnologías y las instituciones sociales. Estas instituciones, objetos y costumbres.  Sistema integrado, esquemas, patrones estables à influencia en conducta y estructura: elementos cognitivos, creencias, valores y actitudes.

2.3.- Un animal dotado de sinrazón

  Dualidad: medida, orden y proporción / Desmesura, desorden y locura.

  El animal cultural no es una especie mejor o superior a las demás, hay, sin duda, un progreso hacia la complejidad y el orden, pero también un retroceso hacia conductas extremadas de violencia y crueldad impensables en los animales (o un progreso hacia formas de crueldad nunca experimentadas).

ARISTÓTELES:

Del mismo modo que en su perfección el hombre es el mejor de los animales, así también sin la ley y la justicia es el peor de todos. La maldad armada es algo muy cruel, y la naturaleza ha dado a los hombres armas proyectadas para usarlas en la causa de la inteligencia y la virtud, que, no obstante, pueden usarse para fines opuestos. Carente de virtud, el hombre es el más impío y salvaje de los animales, el más lascivo y el más glotón”. Política 1253a31.

  PLATÓN concebía el psiquismo humano como un conjunto triple más o menos jerarquizado, en el que cabía el predominio de lo irracional. FREUD, en la misma línea, un conjunto triple (Yo, Superyo y Ello), estudiaba las manifestaciones de lo inconsciente e instintivo, el Ello, Eros y Thanatos, en la vida consciente.

   En este sentido, algunos antropológos, como Edgar Morin, sugieren que el hombre, más que la inteligencia, aporta al mundo la desmesura y el desorden y que su más profunda originalidad es la de ser un animal dotado de sinrazón: homo sapiens demens. La desmesura, los sueños, el cerebro.

   a.- La desmesura. La emociones y los afectos. Investigaciones recientes han establecido sin lugar a dudas que tanto la sonrisa como la risa o las lágrimas son innatas. No se puede determinar si aparecieron en época anterior al sapiens, pero lo que con toda probabilidad es característico de éste es la intensidad e inestabilidad que adquieren alegría y tristeza. Risas y lágrimas son estados violentos, compulsivos, que se entremezclan y permutan: se ríe con lágrimas en los ojos y los sollozos pueden convertirse en risas histéricas. El niño sapiens expresa lo que nunca el niño de cualquier otra especie había expresado con tal intensidad: destreza inaudita en sus berridos e increíble satisfacción en la feliz convulsión de todos sus miembros. Sapiens adulto es capaz de contener su risa y ahogar sus lágrimas, pero no por ello desaparece en él la intensidad con la que puede reir y llorar, su aptitud para el goce (orgasmo), el entusiasmo, el éxtasis, la rabia, el furor o el odio.

         En definitiva, lo que caracteriza al Sapiens no es una disminución de la afectividad o de las emociones en beneficio del control inteligente, sino, por el contrario, una verdadera erupción psicoafectiva necesaria para fortalecer los lazos familiares: el homo sapiens se halla mucho más inclinado a los excesos que sus predecesores y su reinado viene acompañado por un desbordamiento del eros, la afectividad y la violencia.

          b.- Los sueños. El reinado del sapiens implica una masiva introducción del onirismo en el mundo (sueños, fantasías, imaginación, fantasmas,etc.), Freud, Nietzsche. Los sueños del hombre se diferencian ya de los de los animales por su carácter desordenado: los trabajos de JOUVET nos muestran la extrema estereotipación de los sueños de los gatos, que se limitan a reproducir los grandes esquemas de la especie (80% de sueños de caza, 10% de defensa, 10% de alimentos). Los sueños son un gran misterio, pero un misterio de las especies complejas; han aparecido en curso de la evolución, una vez alcanzado cierto nivel de complejidad en forma de "actividades cerebrales desvinculadas de coerciones inmediatas del medio ambiente". Existen en los mamíferos y adquieren mayor importancia en los primates: 15% del tiempo de descanso en el chimpancé y 24% en el hombre. No se trata, por tanto, de una actividad residual: JOUVET le asigna incluso una responsabilidad genética organizativa del sistema nervioso. El hecho de que el recién nacido sapiens sueñe entre el 40% y el 70% de su tiempo, frente al 4 ó 5% del chimpancé recién nacido, y que, por ejemplo, en los sueños del neonato ya se esboce la sonrisa, parece confirmar esta hipótesis.

         El sapiens no sólo sueña mejor y durante más tiempo, sino que sus sueños entran y se confunden con la vida; no sólo en forma de recuerdos ambiguos sino asociados con la imaginación creativa y la fantasía, en un proceso que ha sido el manantial del que han brotado innovaciones de todo tipo para impulsar y enriquecer el proceso evolutivo de la humanidad (NIETZSCHE).

         Todo parece indicar que el desencadenamiento del mundo de lo imaginario, lejos de representar un handicap para homo sapiens, se halla estrechamente vinculado a sus prodigiosos descubrimientos. Hemos de buscar, como hace Nietzsche (hombre racional – hombre intuitivo, apolíneo – dionisíaco), alguna relación entre el hombre racional, autocontralado, que organiza, construye, verifica y lleva a cabo sus proyectos y el hombre irracional, inconsciente, incontrolado, inmaduro, iluminado, quimérico y fantasioso.

           c.- El cerebro triple (Platón y Freud) La concepción triple del cerebro propuesta por algunos neurofisiólogos como MCLEAN y LABORIT, nos proporciona una base fisiológica para entender el carácter hipercomplejo del sapiens. Según MCLEAN, el tronco cerebral puede considerarse como la herencia recibida por los mamíferos del cerebro de los reptiles (Paleocerebro), el sistema límbico como la herencia del adelanto cerebral de los primeros mamíferos (Mesocéfalo) y el córtex asociativo (Neocéfalo), como el desarrollo específico alcanzado por los primates que se verá coronado por la enorme masa neocortical del sapiens. Encontramos así un conjunto triple débilmente jerarquizado cuyo dispositivo de regulación puede fácilmente desajustarse bajo la presión afectiva. El "poder" puede trasladarse a la parte "heredada del reptil", hecho catastrófico en ciertos casos: estados de pánico en los que la propia voluntad de superviviencia precipita a la muerte o casos en que el gregarismo, el miedo o la locura inhiben reacciones adaptativas y traen consigo regresiones, fracasos y desastres.