Filosofia. La evolución del hombre

LA EVOLUCIÓN

LAS ESPECIES

MATERIALES

VOCABULARIO

BIBLIOGRAFIA

ENLACES

1.- La evolución y el origen del hombre

1.1.- Planteamiento general y perspectivas de estudio
1.2.- La herencia biológica del hombre: orden primates, superfamilia hominoides, familia homínidos, género homo.
1.3.- La sapientización: del homo antecessor al sapiens. 


2.- La singularidad del hombre

2.1.- Pautas de conducta en los animales y en el hombre
2.2.- El animal cultural
2.3.- El animal dotado de sinrazón

3.- La diversidad racial del homo sapiens

3.1.- El concepto de raza
3.2.- Raza y cultura. El prejuicio racista

Bibliografía



1.- LA EVOLUCIÓN Y EL ORIGEN DEL HOMBRE


   Unidad específica de toda la humanidad, a pesar de las diferencias morfológicas. Una especie, la "Homo sapiens" que es el resultado de un proceso evolutivo desde formas animales anteriores que concluye, por el momento, hace 50.000 años.

   [Especie: aislamiento reproductivo. Grupo natural dotado de un acervo ge-nético que, al ser cruzado con el de otra especie, no da ningún producto o da un producto infecundo. Raza: concepto sociocultural]

   CHARLES DARWIN: El origen de las especies por medio de la selección natural o conservación de las razas favorecidas en la lucha por la vida, 1859

   El origen del hombre y la selección con respecto al sexo, 1871

   Conceptos clave: lucha por la vida -- Selección natural.

   1) Las especies mantienen una lucha por la existencia: intraespecífica, interespecífica, medioambiental.
   2) En esta lucha sobreviven los más aptos que transmiten a sus hijos la excelencia. ¿Cómo y por qué se produce esta mayor aptitud?
   3) Hay animales que nacen con variaciones morfológicas y/o funcionales (mutaciones), si le resultan útiles, si le sirven para adaptarse, entonces el ser vivo sobrevive y transmite sus características a sus descendientes à Selección Natural.

[Georg MENDEL (1866). Genes - Cromosomas - Herencia. Mutaciones útiles e inútiles]

   Neodarwinismo: integra Darwin con genética y otras áreas de la biología, la paleontología y la etología. Evolución gradual vs. evolución a saltos (Stephen Jay Gould): la aparición de los grandes grupos de organismos se debe a transformaciones radicales.
No hay progreso a mejor o hacia algún fin o ideal de perfección. Los humanos somos unos primates con gran cerebro, sin cola y bípedos, pero por lo demás no presentamos muchas originalidades.
No finalismo, ni vitalismo (impulsos vitales que llevan a la perfección).
La evolución no es lineal sino divergente.

   Adaptación natural: Jean Baptiste de Monet, caballero de LAMARCK, Filosofía zoológica, 1809. 

1.- La vida se desarrolla en un medio determinado en el que hay cambios.
2.- Estos cambios originan necesidades en el ser vivo que se adapta a las nuevas circunstancias.
3.- Estas necesidades determinan el desarrollo o atrofia de órganos ya existen-tes o la creación de otros nuevos. (La función crea el órgano) [(Problema: ¿Cómo se heredan las modificaciones?)]


   1.1.- Planteamiento general y perspectivas de estudio

   La hominización es la evolución del género HOMO dentro del orden de los PRIMATES. Cronológicamente es un corto período de tiempo dentro de la evolución biológica: comienza hace unos 3 millones de años, los primeros animales aparecen hace 600 millones y la vida comenzó, probablemente hace unos tres o cuatro mil millones de años. 

   Dos precisiones: el proceso de hominización es un fenómeno muy complejo en el que convergen múltiples y diversos factores (un rompecabezas en el que faltan la mayoría de las piezas), lo que descarta cualquier explicación simplista o reduccionista. En segundo lugar, hay todavía muchas preguntas sin respuesta sobre las sucesivas etapas que jalonan el proceso, así como sobre las causas que lo determinaron à Carácter abierto de la investigación: no se dispone todavía de una teoría integrada sobre el origen y la evolución del hombre, sino sólo de una serie de conclusiones provisionales y parciales sometidas a continua revisión como consecuencia de los descubrimientos que se suceden sin cesar.

   Por otra parte cabe subrayar el carácter interdisciplinario de la investigación. Podemos remontar su inicio a la publicación en 1859 por DARWIN de El origen de las especies por medio de la selección natural o conservación de las razas favorecidas en la lucha por la vida. Doce años más tarde, en su obra El origen del hombre y la selección con relación al sexo, Darwin afirmaba que la especie humana es una rama del tronco de los simios del Viejo Mundo. La evidencia empírica de que disponía Darwin era ciertamente limitada, pero el desarrollo de su intuición ha permitido llegar hoy en día a la probable conclusión de que los ancestros del hombre son unos antropoides primitivos que evolucionaron lentamente hasta convertirse en Australopitecos, que iniciaron una línea evolutiva humana (los homínidos) en una fecha comprendida entre 4 y 8 millones de años. Esta evidencia se basa en estudios realizados a lo largo del último siglo en diversos ámbitos:

   a.- Estudios y descubrimientos en Paleontología humana o Paleoantropología que estudia las características anatómicas de los tipos fósiles prehumanos. En este ámbito hayque destacar el alud de descubrimientos recientes, en particular en la Sierra de Atapuerca: fósiles del Homo antecessor (800.000 años, la Gran Dolina) y del Homo heidelbergensis (300.000, Sima de los Huesos). El Australopithecus anamensis (Meavy Leakey, 1995) y el Ardipithecus ramidus (White, 1992). 
Tarea fundamental de la Paleontología es el establecimiento de especies: fósiles nuevos -- comparación con los descubiertos anteriormente, si no se parecen a ninguno, entonces se crea una especie nueva: homo antecessor, se data hace 800.000 años, se observan rasgos primitivos en la dentición y otras partes del es-queleto que ya no existen en el homo heidelbergensis (500.000 años); pero no es un homo erectus, pues carece de sus especializaciones. Podría ser un homo ergaster tardío, pero posee un cerebro de tamaño superior y sus rasgos faciales son modernos (nariz y pómulos, frente a la cara más plana del erectus) à La especie está entre el ergaster y nosotros. Así como las relaciones filogenéticas o de parentesco: el parecido significa proximidad evolutiva; hay que distinguir la casualidad (octopus), de la convergencia adaptativa (aleta tiburón y delfín: parecido superficial, diferencia estructural) de la herencia de un antepasado común: diferencia superficial y parecido estructural (ala murciélado, aleta de un delfín). En segundo lugar, distinguir entre caracteres primitivos (ninguna información sobre el parentesco: cinco dedos de los mamíferos), de los caracteres evolucionados o derivados (oponibilidad del pulgar, uñas planas: primates).

Una rama fundamental para el estudio de determinados aspectos es la Paleoneurología: que trata de determinar las capacidades mentales de una especie fósil a través de las impresiones que el cerebro deja sobre la superficie interna del cráneo. Tema del lenguaje en el género homo: dos áreas del hemisferio cerebral izquierdo, el área de Broca (construcción y planificación sintácticas) y la Wernicke (codificación y decodificación de los mensajes): estas regiones de la corteza cerebral ya están desarrolladas en los primeros representantes del género homo (Homo habilis). Estos estudios junto con los referentes al aparato fonador (tracto vocal: laringe, faringe, cavidad nasal y oral) refuerzan la hipótesis de que nuestro género nació con la palabra (también los Neandertales, por tanto).

Estudios de Anatomía comparada, que permite establecer analogías y diferencias estructurales entre diversas especies y géneros, a partir de la comparación de restos fósiles. Gracias a esta ciencia se han establecido las semejanzas morfológicas entre el hombre y los antropoides relativas al tronco y los brazos (postura estable de la muñeca, rotación del antebrazo, anchura del tronco, estrechez de la región lumbar, etc.), las diferencias respecto a las extremidades inferiores (modo de desplazamiento, forma de la pelvis, etc.) y, sobre todo, las diferen-cias en la cabeza (tamaño y forma de los maxilares, reducción de los caninos en el hombre, capacidad craneal,etc.).
Estudios de Paleomorfología funcional, en particular, la paleobiomecánica, que estudia los principios de la mecánica aplicados a las palancas corporales para reconstruir los movimientos de que eran capaces los seres del pasado.

   b.- Aportaciones de la Biología molecular / Antropología molecular, que estudia las diferencias y semejanzas en la estructura genética del hombre actual y de otras especies emparentadas con él. Ha puesto de manifiesto, por la comparación de los respectivos ADN,s , el parentesco existente entre los hombres y los antropoides africanos (Chimpancé y gorila) y asiáticos (orangután), lo que corrobora la hipótesis de ancestros comunes a ambos. Nuestro linaje se separó de la línea de los chimpancés hace entre 4,5 y 7 m.a.: su método presupone que la diferencia genética entre dos especies, debería estar en función del tiempo transcurrido desde que se produjo la separación de una y otra línea, lo cual supone unos ritmos cons-tantes de mutación, algo no necesariamente verdadero à sólo con el complemento de un buen marco paleontológico de referencia se pueden hacer afirmaciones fiables.

   c.- Estudios de Genética humana: dos métodos, el del ADN mitocondrial (que permite remontarnos en la línea materna) y el del cromosoma Y (en la línea paterna). El ADN de las mitocondrias es ideal para los estudios evolutivos por dos razones: su variabilidad se debe exclusivamente a las mutaciones y proceden exclusivamente del óvulo (transmisión matrilineal), estudios de Rebecca Cann y Allan Wilson 1987: las líneas evolutivas del ADNmt de los diferentes grupos humanos se separaron en torno a hace 200.000 años, momento en que vivió en África la mujer a que pueden remontarse dichas líneas (La Eva Negra). Misma utilidad (no experimenta recombinación) del cromosoma Y, mismas conclusiones: la humanidad tuvo un antepasado varón africano entre 100.000 y 200.000 años. à Hipótesis Out of África: homogeneidad genética de la especie humana (no hay razas con acervo genético distinto) que salió de África en un número reducido (cuello de botella genético) hace entre 100 y 200.000 años.


   d.- Finalmente, cabe hablar de la contribución de la Etología comparada, cuyos estudios de campo sobre el modo de vida de los antropoides actuales permite conjeturar cómo fué la existencia de nuestros antepasados comunes. Al tiempo que determinar analogías y diferencias entre el comportamiento humano y el antropoide: entre las analogías caben ser destacados los hábitos sociales (organización, conducta sexual, papel primordial del juego, etc.). En este terreno cabe destacar a Jane Goodall con los chimpancés, Dian Fossey con los gorilas y Biruté Galdikas con los orangutanes.
El Homo sapiens procede de una familia de primates que evolucionaron a partir de un grupo de antropoides. Tal familia es la de los homínidos (posición erecta, gran desarrollo craneal y dentición especial). A partir de los homínidos se originó nuestro primer antepasado el Australopithecus anamensis (el afarensis, según algunos) que vivió en zonas poco boscosas (sabana) del sur y del este de Africa a mediados del Plioceno (hace 4 millones de años) y que se escindió en dos líneas evolutivas: una de ellas originó a los parántropos (Robustus y boisei) que desaparecieron hace 1 millón de años; la otra (que da origen al australopiteco africano y al primer homo), dotada de un cerebro mayor y dientes más pequeños, y caracterizado por una mayor cooperación social y una gran habilidad para la manipulación y fabricación de útiles, originó el género Homo, que, a través de las especies Homo ergaster y Homo antecessor, conduce hasta el sapiens. 


   Cambios estructurales y conductuales adaptativos

   Veamos ahora cuáles debieron ser los cambios anatomofisiológicos y comportamentales que posibilitaron la evolución hacia formas de vida humana.

   El acontecimiento capital fue probablemente el desarrollo de un nuevo sistema de desplazamiento por el suelo por parte de un grupo de antropoides que sustituyeron la vida arborícola por la terrestre. Un sistema que difiere tanto del de los antropoides arborícolas (braquiación), como del que emplean los monos cuadrúpedos (apoyarse sobre la palma de la mano). Tal nuevo sistema es el desplazamiento sobre los nudillos que desembocó en la locomoción bípeda y en la consiguiente liberación de las manos. El origen pudo ser una catástofre climática (entre 5-8 millones de años) que, al provocar la extensión de la sabana (zona desforestada, de altas hierbas), obligó a la vida en el suelo a gran cantidad de primates: el proceso de selección hizo sobrevivir a aquellos entre los antropoides que poseían unos deter-minados rasgos adaptativos (largos brazos, extremidades inferiores fuertes, apoya-tura sobre el talón) relacionados con la locomoción bípeda, que desencadenó o se combinó con otra serie de cambios decisivos para la evolución, como:

- La manipulación experta de instrumentos, al liberar progresivamente a las manos de la función locomotora.
- Disminución del tamaño de la dentadura, al ser suplida su función prensil por útiles fabricados al efecto.
- Aumento del tamaño del cerebro (índice de encefalización)
- Prolongación del período de crianza y aprendizaje / Infantiliaación.

Aventurando una secuencia lógica (nuestra lógica: la evolución no tiene por qué responder a categorías lógicas: todos los elementos del proceso se interrelacionan y se retroalimentan de forma compleja):


Locomoción bípeda -- Liberación de las manos -- Liberación de la mandíbula de las funciones de ataque y prensión -- La caja craneal queda libre de las enormes tensiones mecánicas que los músculos de la mandíbula prensil comportan -- Posibilidad de crecimiento del volumen craneal -- Crecimiento del volumen del cerebro (cerebralización) que se desarrolla cada vez más tras el parto -- Juvenilización, infantilización de la especie y consecuente necesidad del medio social que sustituye progresivamente al medio natural (inespecialización orgánica compensada con la especialización cultural).